Ágora Política


Gilipollas, Presidente de México

| Jesús Yáñez Orozco | Desde diarioalmomento.com

Policiaca

Abril 29, 2017 21:56 hrs.
Policiaca Nacional › México Ciudad de México
Jesús Yáñez Orozco › diarioalmomento.com

En días pasados, en México, hubo otra muestra de deliro político kafkiano. Cómo el vacío de un liderazgo se llena con más vacío: banalidad. Él y su brillante ignorancia e inconmensurable insensibilidad. Ahora el Presidente de la República recurrió a palabras en doble sentido –albur-- para poner en entredicho, como suele hacer, la ira social en su contra.

Pero sólo provocó más incordio.

Enrique Peña Nieto (EPN), espetó, alburero, al pueblo que lo critica y medios de comunicación –incómodos-- desde el fasto de la residencia oficial de Los Pinos, el pasado 17 de abril, donde huele siempre a flores y pasto recién cortado para atemperar la pestilencia de un cuerpo en virtual descomposición:

’No hay chile –pene-- que les embone: si no los agarramos, porque no los agarramos; y si los agarramos, porque los agarramos…’

Trascendieron las palabras de Peña –que se hicieron virales en redes sociales—luego de una charla informal con un grupo de reporteros, según Francisco Garfias, publicadas en su columna Arsenal, en el diario oficialista Excélsior.

Previamente –narró--, el presidente Peña ’se llevó la mano derecha a la parte posterior de la cabeza, antes de manifestar su desconcierto por el sospechosismo y las teorías del complot que han difundido sus críticos frente a las detenciones de Javier Duarte y Tomás Yarrington’, ex gobernadores de Veracruz y Tamaulipas por su partido, el PRI.

La detención en Guatemala de Duarte de Ochoa, se realizó luego de seis meses prófugo, acusado de malversar fondos por casi 35 mil millones de pesos, unos mil 750 millones de dólares. De ellos, según versiones de prensa, una cifra importante fue para financiar la campaña presidencial del EPN, en 2011.

Al poco tiempo de comenzar su gestión, en 2010, era escandalosamente insultante la rapiña presupuestal de Javidú --acrónimo popular con sorna--, apodo para referirse al político veracruzano. Incluso algunos sectores exigían su destitución.

Yarrington, aprehendido en Florencia, Italia, también es requerido en Estados Unidos, acusado de tráfico de drogas y lavado de dinero.

Al margen de denostar aún más la –cada vez más deslegitimizada-- investidura presidencial, esas palabras referidas al ají, si recurrimos al sicoanálisis, reflejan homosexualidad reprimida.

Más bien: manifiesta.

No se olvida que, en enero del año pasado, con la protección del sagrado manto del PRI, fue liberado en España, Humberto Moreira, exgobernador de Coahuila. Estuvo preso, acusado de blanqueo de capital y asociación criminal. Fue presidente del tricolor, cuando Peña Nieto andaba en campaña presidencial. Luego de su triunfo dejó el cargo. Hay versiones de que puede ser uno de los precandidatos a la presidencia de la República en 2018.

Hace casi 90 años el partido en el poder, PRI –y el PAN durante la llamada Docena Trágica (2000-2012)-- tiene de decúbito frontal al pueblo con el chile que siempre ha embonado.

Por ejemplo, en los 52 meses que corren del actual sexenio, 22 gobernadores priistas están acusados de desvíos por un monto que podría simbolizar el Everest: 258 mil millones de pesos. Danza de dinero ante los ojos de poco más de 11 millones de mexicanos que mueren de hambre en este momento.

En una noche de mala copa, el ex gobernador de Tabasco, Andrés Granier Melo, presumió en una noche de copas poseer 400 pares de zapatos, mil camisas, 400 pantalones y 300 trajes de marca de lujo; al ex gobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, se le descubrió una casa de 340 millones de pesos de 8 mil 357 metros cuadrados, en Nuevo León; y el aún gobernador de Nayarit, Roberto Sandoval, presumió su rancho ’El Ensueño’ de 40 millones de pesos, con un lago y criadero de caballos…

Homosexualidad, bisexualidad, corrupción, impunidad, vulgaridad, ambición desmedida del poder y dinero, se desgranan en el quehacer político en México, desde 1929, cuando se sembró la semilla del eufemístico presidencialismo. A partir de la década de 1960 se decantó más la diversidad sexual en celestiales, intocables, alcobas.

Incluso, Óscar González Yáñez, del partido del Trabajo, candidato al gobierno del estado de México, durante un debate televisivo nacional con otros cinco aspirantes, prometió, de ganar la elección –si se comprueba corrupción y gana la contienda electoral--,
encarcelará al presidente Peña, así como al actual gobernador de esa entidad, Eruviel Ávila.

Previo a la referencia al picante o ají, hizo otra infausta declaración –-enésimo dislate--en el sentido de que la crisis económica –que aqueja al 80 por ciento de la población-- sólo está en la ’mente’ de los mexicanos, también detonó la muina popular. Con sorna, en redes sociales, lo compararon con el personaje de la historieta setentera Kalimán, el Hombre Increíble. Anglosajón con vestimenta de La India.

Su filosofía era: ’la mente es todopoderosa, aquel que domina la mente lo domina todo’.

Por eso es apodado Kalipeña.

Más que presidente de México, EPN es una especie de rockstar: híbrido entre los cantantes Luis Miguel y Cristian Castro, quien suele confundir a los héroes de la independencia y la época juarista del siglo antepasado.

’Ya sé que ni aplauden’, escupió Peña el 2 de febrero de 2015 a un auditorio de periodistas, tras anunciar una investigación oficial para determinar si hubo conflicto de intereses en las adquisiciones de casas de parte de su esposa, Angélica Rivera; del entonces secretario de Hacienda, Luis Videgaray –ahora a cargo de la cartera de Relaciones Exteriores-- y de él mismo.

Al concluir su mensaje, Peña se retiró unos pasos de la tribuna, pero aún se pudo escuchar la frase de reproche. No es habitual que los reporteros aplaudan declaraciones de funcionarios públicos.

Menos de 24 hora después, el hashtag #Yasequenoaplauden sumaba más de 116 mil menciones.

La referencia al picante que no embona a los mexicanos explotó en la industria mediática, encargada de gloriar palabras y acciones del mandatario, pero más en redes sociales. YouTube en particular – https://www.youtube.com/watch?v=ZwqMjk1ryXU-- con millones de visitas y likes, donde hubo ácidas críticas al mandatario, algunas plagadas de insultos y recordatorios maternos. Amén de los consabidos, e hirientes, memes.

Se ha convertido en el villano favorito del pueblo mexicano, nicho que ocupó durante más de 20 años el expresidente Carlos Salinas de Gortari, quien estuvo a punto de ir a la cárcel por traición a la patria. Su inteligencia y audacia lo salvaron. Queda el beneficio de la duda si ocurrirá lo mismo con Peña al término de su mandato.

En su columna titulada La República del Chile (http://www.indicepolitico.net/la-republica-del-chile/), Víctor Roccas escribió:

’Así es señoras y señores, a los mexicanos no hay chile que les embone, y no lo hay porque les han metido tantos chiles que ya no hay satisfacción alguna con otras variedades, tenemos una larga historia de hijos de la chingada metiéndole el chile al pueblo de México, y ante la demanda y costumbre se siguen ofertando más chiles para probar…’

En México hay 140 variedades de chiles. Los más usados en el arte culinario, son: de Árbol, Habanero, Poblano (ancho), Serrano, Jalapeño, Manzano, Pasilla, Guajillo y Cascabel.

Por esas desafortunadas palabras, comunes en él --desde que era candidato a la presidencia, cuando no supo los títulos de tres libros— le queda como traje a la medida a Peña Nieto un calificativo que viene desde la madre patria: ‘gilipollas’.

De acuerdo con algunas acepciones del caló español/gitano, el vocablo ’gil’ viene de ’jill’ cuyo significado es bobo o torpe, y a éste se le ha adosado la palabra española ’polla’ que significa pene.

De esta manera se puede decir que su concepto es un tonto de polla o alguien que piensa con el pene y no con la cabeza. Otras definiciones lo consideran tonto, estúpido y necio. Adjetivos del idioma español referidos a la persona que posee una inteligencia escasa. Alguien torpe o con una conducta poco pertinente.

El albur, implícito en el chile que no embona, tiene orígenes prehispánicos. Fray Alonso de Molina, en el texto Vocabulario Náhuatl-Castellano y Castellano-Náhuatl, publicado en 1571, describió:

"Los mexicas tenían palabras sucias, vocablos malos y de afrenta, juegos de palabras indignos".

Pero el albur no sólo son peladeces, ingeniosos juegos de palabras o ’el combate verbal hecho de alusiones obscenas y de doble sentido (…) en el que el vencido es el que no puede contestar’ y ’es poseído, violado, por el otro’ , advierte Octavio Paz, Premio Nobel de Literatura, en El laberinto de la soledad, Lecturas Mexicanas, pág., 35.

Este florido lenguaje también es contracultura y resistencia ’para no ser domesticados por el sistema’, afirmó Alfonso Hernández, cronista del popular barrio bravo de Tepito, el más importante de la Ciudad de México.

Hasta hace un par de décadas era privativo de los varones, por la constante referencia fálica. Ahora, también, el chile está en boca de las mujeres.

Lourdes Ruiz es reina del albur en la ciudad de México hace 20 años. Tiene un puesto de ambulante en las calles de Aztecas y Fray Bartolomé, en Tepito. Imparte diplomados en albures finos en el Centro de Estudios Tepiteños y Observatorio Barrial.

Conocida como la Verdolaga, suele soltar, para abrir boca, en referencia a la vagina --panocha y papaya--:

’Yo tengo pa’ no chambear y ps mi papá ya trabaja…’

Entre los albures, que salen de lo vulgar, por ejemplo están: ¿buscas a Carlos o buscas a Carmela?, Sra Lola Meras Ohih, Srta. Rosa Melcacho, Sra Tecla Varela Bara, Alma Maria Rico, Pilar Godoy, Mónica Galindo de Águila, Alma Cano Merrosas. Para ellos también hay: el cardenal Gas Das, José ’Boquitas’ Veloz, Benito Camelo, Agapito Lopez Casteh o Antonio T., en Sancho. O un medicamento oftalmológico: Quenal gotas

Pero si lo que buscan es un lugar para vacacionar, quizá quieran visitar: Tejeringo el Chico, San Casteabro o Sumosoltlan el Grande, donde se encuentra el lago Saraz.

En México el albur está en todas partes ( http://culturacolectiva.com/el-albur-el-mete-y-saca-de-la-palabra/ ) en la comida, en los oficios, en el cuerpo… cualquier palabra cobra doble sentido. La combinación de verbos y sustantivos, acompañados de gestos y sonrisas, se convierten en un albur.

Lenguaje popular que, según los expertos, podría ser un buen método educativo porque requiere de un amplio vocabulario, atención y destreza mental en pocos segundos.

Hay personas que hacen del decir un arte, una jerga genital que pone colorados a los más transparentes y hace explotar, palabra a palabra, la risa de los acompañantes. Y es que el albureo gira en torno a metáforas simbólicas sobre elementos sexuales –boca, pene, ano, vagina-- y existe todo un catálogo de conceptos más o menos alusivos para referirse a ellos disfrazados de expresiones cándidas, inocentes y ordinarias.

El albur es un acto de someter a prueba la agilidad mental de alguien. Por definición éste nunca puede ser inocente, pero sí involuntario, pues se define como un juego de palabras que lleva implícito o explícito una connotación sexual que se puede desprender de cualquier conversación.

Hay quienes creen que el albur es algo de gente maleducada (aunque no utiliza palabras malsonantes), característico de las cantinas y las clases sociales más bajas, aunque reconocen que hace falta mucho ingenio para poder emplearlo.

Otros toman al albur como la esencia de la picardía mexicana.

El guionista mexicano Benjamín Cann es uno de ellos.

Advierte:

’La gente que critica al albur es porque no entiende un código, el de la mexicanidad sexual, que es riquísimo, metafórico y poético. Personas como ellos serían, en las normas del albur, los llamados ‘autogoleros’ --o ’fresas’-- es decir, los que pierden la competencia por no saber responder’.

Por antonomasia, el albur—palabras en doble sentido de connotación sexual: chile, falo, pene, boca, ano-- es el principal acto catártico del mexicano. Sagrado, desde tiempos inmemoriales --época prehispánica—según algunos historiadores. Subyace en el consciente/inconsciente social del mexicano de cualquier estrato. La única joya verbal de la corona entre la pobreza del pueblo raso. Por eso levantó ámpula en la delgada piel nacional la declaración del presidente de México.

Autoalbur inconsciente/consciente de Peña Nieto, en referencia al chile: ’si lo agarro por que lo agarro…’. Donde, como se dice popularmente, ’se ensartó solo’ o ’le truena la reversa’: gay. Queda la duda si se refría a agarrar el fálico picante o al político veracruzano… O ambos.

Esta columna está en condiciones de afirmar que, en el primer círculo familiar del mandatario mexicano, es sabida su bisexualidad que ha trascendido a los medios. Es padre biológico de cuatro jóvenes –Paulina, Diego, Nicole, y Alejandro-- y putativo de otras tres –Sofía, Fernanda y Regina-- hijas de Angélica Rivera, actriz, conocida como La Gaviota.

No lastima su preferencia sexual, sino la doble moral, donde el delirio por el poder y el dinero están huérfanos de calificativo alguno. En el diccionario ya no hay más para descalificarlo. Imposible enderezar el entuerto que es él y el resto de la clase política.

Porque a lo largo de la historia han registros de destacados personajes con preferencias sexuales diferentes. Un ejemplo emblemático fue el emperador romano Adriano. Otro el escritor inglés Oscar Wilde, entre muchos más.

El 18 de junio de 2016, se difundió en redes sociales una nota titulada ’sale a la luz la lista de los políticos gay de México’ (http://tuul.tv/articulo/noticias-politica-y-blogs/sale-la-luz-la-lista-de-los-politicos-gay-de-mexico).

Está sostenida en el libro: ’Escándalos’ de Rafael Lоret de Mola, tío de Carlos, conductor del noticiero matutino Despierta de Canal 2 de Televisa, socia del grupo español Prisa.

En él exhibe la existencia de una ’mafia’ política –’cofradía de la mano caída’-- cuyo principal instrumento para acceder al poder público, era –es-- su inclinación sexual hacia los varones.

Menciona a un sinfín de políticos priistas desde la época del presidente Luis Echeverría –1970-1976—y algunos mandatarios subsecuentes –Miguel de la Madrid, Carlos Salinas y Ernesto Zedillo, así como secretarios de Estado, gobernadores, presidentes municipales y dirigentes del PRI

Con Vicente Fоx, este grupo fue alejado de la federación, pero algunos de los priistas de lo que el periodista llamó la ’cofradía de la mano caída’ permanecen dentro de la estructura del Estado.

La mencionada página web, advierte que el libro de Loret de Mоla no registró, por miedo, a Enrique Peña y Marcelo Ebrard, ex jefe de gobierno de la ciudad de México por el Partido de la Revolución Democrática. ’Conocidas (son) sus tendencias por los jovencitos gay, así como a muchos otros políticos que están en las esferas del poder…’, sostiene. Ebrard se autoexilió en Francia en 2015.

La frase del ’chile que no embona’ y la historia de homosexualidad del poder, hizo recordar un célebre caso, durante el porfiriato –finales del siglo antepasado y principios del siglo pasado. 1901, en concreto. Un grupo de destacados personajes hacían tertulias, muchos vestidos de mujer.

Cuando fueron detenidos por la policía, uno de ellos, familiar del dictador –Porfirio Díaz—escapó: Ignacio de la Torre y Mier, yerno del Generalísimo Díaz, esposo de Amanda Díaz, su hija mayor y consentida. Eran 41.

Por eso, esos dos dígitos con eufemismo de homosexual. Maricones, se les dice despectivamente en México.

La prensa de la época registra que en aquella casa se dieron cita 42 individuos, todos del sexo masculino. La mitad de los asistentes vestía de mujer, ataviados con coquetas pelucas, aretes, amplias y frondosas caderas postizas, además de rostros embellecidos de colores llamativos, mientras que la otra mitad vestía prendas masculinas.

Según las pesquisas policiales, en aquella bacanal –uno de las tantas organizadas por De la Torre-, se incluía también la rifa de un agraciado joven conocido bajo el mote de ’El Bigotes’.

Las crónicas añaden que los gendarmes hicieron una redada llevándose detenidos a todos los participantes del singular festín: 41 hombres fueron trasladados a prisión.
El número 42, se supo más tarde, fue De la Torre y Mier, al que su suegro salvó para cuidar la reputación familiar y la honra de su hija.
Algún día, Dios mediante, el pueblo meterá un susto a la clase política con el mismo chile de Peña Nieto.

pumaacatlanunam@gmail.com
tzotzilyaoro@hotmail.com
@kalimanyez


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor