Lectura Política

Constitución al servicio del poder

Noé Mondragón Norato

Constitución al servicio del poder

Periodismo

Febrero 06, 2017 20:16 hrs.
Periodismo Estados › México Guerrero
Noé Mondragón Norato › guerrerohabla.com

En México, todas las Constituciones han surgido en contextos de disputas, batallas y sangre, derivados de las inconformidades y los atropellos colectivos por parte de quienes detentan el poder. Y la de 1917 no fue la excepción. Porque nació para darle paz y sentido a la Revolución Mexicana. Así, el documento promulgado el 5 de febrero de 1917, no solo sustituía al decretado el 5 de febrero de 1857, sino que ponderaba la división de poderes, las bases para la organización del gobierno y sus instituciones, y los derechos y los deberes del pueblo. Pero al cumplirse ayer 100 años de su existencia, las condiciones sociales atraviesan por los mismos escenarios de inconformidad y de atropellos hacia las mayorías. Y eso obliga a desbrozar los caminos para empujar otra que de verdad, saque del atraso a este país. Basta con ubicar algunos puntos precisos al respecto.
CONSTITUCIÓN ULTRAJADA.- La Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos que nos rige, no ha sido sustituida nunca por una nueva, sino solo Reformada en más de 200 ocasiones. Y esas Reformas lejos de beneficiar a todos los mexicanos, les han restado calidad de vida. Se lee así: 1.- Progresivamente, la corrupción política se midió con el enriquecimiento de unos cuantos aventureros del poder. Y el empobrecimiento cada vez más notorio de las mayorías. Sin capacidad del Estado para defender muchos de los artículos de la Constitución, el siguiente paso consistió en violarla reiteradamente. Sobre todo, por los propios personajes del poder. La Justicia y la Ley han favorecido a los amigos y al pudiente. Una y otra vez. Al ser ultrajada por quienes juraron defenderla, se convirtió en letra muerta. Pero más viva que nunca cuando el presidente en turno envía iniciativas de reforma al Congreso de la Unión. 2.- Las distintas reformas a la Constitución le sirvieron a las élites del poder, para empeñar los intereses y el futuro de México, a las potencias extranjeras. Hoy vemos con enojo y hasta rabia, la forma en que las empresas mineras canadienses, norteamericanas y alemanas, explotan y se llevan a sus países nuestra riqueza mineral. Porque la Constitución se los permite. Es decir, los distintos presidentes y gobernadores, lejos de invertir en infraestructura para explotar nuestros minerales y competir con ellos en precio en el mercado mundial, ha optado por saquear reiteradamente las arcas públicas. Y al no alcanzar el dinero para invertir, dejan que las compañías extranjeras lo hagan. En detrimento de obtener mayores ganancias para la economía del país. 3.- Los partidos políticos y los políticos sin escrúpulos, han golpeado con saña a las mayorías. Así y lejos de ser un beneficio, se convirtieron en un lastre. Un asunto reciente los ubicó en su justa dimensión depredadora e inconsciente: las Reformas estructurales del presidente priísta, Enrique Peña Nieto. Las dirigencias del PRI, PAN y PRD las aprobaron sin chistar. Se negaron a evaluar el impacto negativo que generarían. El dardo mortífero y letal a los intereses colectivos. Y hoy tienen al país en un punto inmediato al incendio social. El asunto central es que, al meterle mano groseramente a la Constitución, presidente, gobernadores, senadores, diputados federales y partidos políticos, privilegiaron en todo momento, el resguardo de sus intereses. No el de todos los mexicanos. Por eso, lejos de rememorar con júbilo el centenario de la Constitución, los mexicanos estamos obligados a exigir la refundación de este país a través de una nueva Constitución. Pero con ninguno de los actuales partidos políticos. Ni con las élites del poder que nos dominan. El Pacto Social que incluya a todas las voces y los sectores sociales resulta a estas alturas, más que urgente. Porque la actual Constitución le sirve al poder. No al pobre, al débil ni al desamparado.
HOJEADAS DE PÁGINAS…El PRD manotea por recuperar credibilidad perdida. Pero los hechos lo desmienten. Primero, organiza una marcha el pasado sábado contra el gasolinazo. Pero la dirigencia nacional y sus diputados federales lo aprobaron. Luego, el dirigente estatal Celestino Cesáreo Guzmán, amaga con enviar al Congreso local, una demanda de Juicio Político contra el alcalde priísta de la capital, Marco Antonio Leyva Mena. Pero todo mundo sabe que lo hace para encarecer la negociación con el PRI. Así de perdida está la oposición en Guerrero.


Ver nota completa...