La tragedia ha servido de antesala para desarticular el encanto obradorista. Puebla representa a nivel nacional como internacional grandes intereses político económicos.

Desequilibra a AMLO muerte de los Moreno Valle

Claudia Martínez Sáchez

Desequilibra a AMLO muerte de los Moreno Valle

Temas clave / GOBIERNO

Gobierno

Diciembre 30, 2018 13:25 hrs.
Gobierno Nacional › México Puebla
Claudia Martínez Sáchez › Mi Diario Nayarit


La tragedia de los Moreno Valle, no solo desestabiliza a nuestro estado, sino que también desestabiliza al gobierno de Andrés Manuel.

Respecto al lamentable accidente donde perdió la vida la gobernadora Martha Erika y su esposo, el senador Rafael Moreno Valle, cabría hacer una evaluación del comportamiento de algunos actores empresariales vinculados con el crimen organizado, así como a actores políticos, interesados en desestabilizar al país.

La tragedia del 24 de diciembre ha servido de antesala para desarticular el encanto obradorista. Si bien es cierto que el desencanto ya se ha visto a toda luz mucho antes del accidente aéreo, la tragedia de los Moreno Valle, favorece la operación de actores que insisten en generar la inestabilidad del gobierno de López Obrador.

Lejos de millones de especulaciones que hemos leído en redes sociales y en medios de comunicación, debemos ser claros: nuestra noche de paz, fue una noche de zozobra e incertidumbre a nivel nacional.

Sin que suene a especulación mal fundamentada, es importante estudiar a quiénes va a beneficiar la tragedia, apartemos a los abiertamente enemigos de los Moreno Valle; lo que quiero decir es que es fácil fincar culpables o responsables. La bancada morenista poblana, por supuesto, queda exenta de esto, sería absurdo que el enemigo abierto sea parte de un posible atentado.

Este 24 de diciembre muchos de nosotros recordamos el sexenio fallido de Felipe Calderón, cuando le declaró la guerra al crimen organizado y sacó a las fuerzas armadas a la calle; hoy sin una guerra declarada, nuevamente Andrés Manuel saca a las calles al Ejército, a la Gendarmería y a la Marina, y nada nos garantiza que los grupos delincuenciales no se sientan amenazados como en los ayeres, con Calderón.

En aquellos días de la guerra fallida calderonista, fuimos espectadores de la tragedia aérea en Lomas de Chapultepec, a tan sólo unas cuadras de la Fuente de Petróleos, y a nada de distancia del Paseo de la Reforma, cuando Juan Camilo Mouriño, entonces secretario de Gobernación, viajaba de San Luis Potosí a la Ciudad de México en un avión Learjet 45. En la aeronave, también viajaba el zar antidrogas, José Luis Santiago Vasconcelos. Hoy pareciera que Puebla, es el espejo de aquellos días, solo que con diferente presidente y diferentes actores políticos; pero con los mismos empresarios ahora no tan bien posicionados frente al gobierno de AMLO.

Insisto, valdría la pena vigilar muy de cerca a aquellos actores político-empresariales y transnacionales, los que sin duda, no van a desaprovechar en utilizar la desgracia poblana para desestabilizar el gobierno de Andrés Manuel, así como lo que ya es evidente: la disputa de los grupos delincuenciales por el territorio poblano.

¿Por qué Puebla?

Nuestra entidad no es la Puebla de antaño. Dejó de ser estado que sólo albergaba a estudiantes de otros estados por sus prestigiadas universidades. Puebla ha pasado de ser el santuario de las familias de los grandes capos para ser la empresa número uno a nivel nacional de los grandes cárteles del país, ejemplo de ello, es que la entidad ocupa el primer lugar a nivel nacional en asaltos a trenes como a transporte de carga pesada.

El cruce de transporte de carga pesada por la autopista Puebla-Orizaba es infernal para las grandes empresas, mismas que se han visto obligadas a hacer uso de guardias blancas de procedencia sinaloense, es decir, es uno de los cárteles responsables de salvaguardar la mercancía de empresas como Liverpool, Palacio de Hierro, Farmacias Guadalajara, Chedraui, etcétera.

No hay que olvidar que en Puebla tenemos la mina más rica de Latinoamérica, justo en Ixtacamaxtitlán, denominado proyecto Tuligtic; se habla de la posible existencia de diamantes. Hasta el momento el cálculo aproximado es de 130 mil onzas de oro, 7 millones 798 mil onzas en plata que se estarían extrayendo anualmente durante 50 años, que es el tiempo que la minera Gorrión Almadem Minerals tiene permiso para la explotación de la tierra poblana, lo que equivale a 335 millones de dólares por cada año.

En Puebla se pretenden capitalizar las cuencas de agua para la instalación de hidroeléctricas, en la sierra norte y la sierra negra. Pozotitla y Zoquitán es ejemplo de inseguridad luego de la presencia de los empresarios mineros, quienes tienen sumergida a la región en una zona de terror donde existen 15 defensores de la tierra amenazados de muerte.

Justo en esta región, hace cuatro meses desaparecieron a Sergio Rivera Hernández, activista y defensor de la tierra. Cabe recordar que el opositor número uno de Andrés Manuel López Obrador es Larrea, dueño de Minera Autlán y principal operador en la instalación de la hidroeléctrica en la zona selvática de Zoquitán, Puebla.

Puebla es la traducción de proyectos incalculables en valor monetario, tanto para las empresas transnacionales, como para los grupos delincuenciales más peligrosos del país; así como lo que representa la consolidación de estos proyectos: devastación, desplazamiento de pueblos indígenas y muerte. No hay que olvidar que la consolidación de estos proyectos va de la mano con ayuda de grupos delincuenciales.

Puebla es la empresa nuero uno de la trata de personas; en realidad, el huachicol es el menor de los males en nuestro estado; nos han vendido una distracción huachicolera frente a las desapariciones, feminicidios e inseguridad para abortar la idea de defender la tierra poblana.

Y qué decir del robo brutal y desmedido de agua por parte de la Volkswagen y Nestlé. Es importante manifestar que Puebla ha sobresalido en los últimos años por el tráfico de armas, sobre todo en la zona de la mixteca, y si a esto agregamos la armería que tenemos en Zacatlán de las Manzanas, no, bueno...

En fin, Puebla representa no miles, ni billones de dólares, nuestro estado es en este momento es uno de los más rentables para el crimen organizado como para las empresas transnacionales.

No fueron santos

La pareja Morenovallista no fue mi pareja predilecta de políticos. Sería hipócrita de mi parte manifestar que fueron santos, sólo por dignificar la muerte de Martha Erika como la de Rafael Moreno Valle. En definitiva no fueron mis políticos favoridos, y menos cuando en la cuenta del sexenio panista se ejecutaron en Puebla a cinco comunicadores, y ninguno de estos fue digno de un manifiesto por parte de Rafael Moreno Valle.

Comenzaré por Anabel Flores, originaria de Orizaba, Veracruz. Si bien es cierto que no era poblana, también es verdad que su cuerpo fue arrojado en Puebla, en febrero de 2016; Moreno Valle se mantuvo al margen frente a la gravedad de este hecho, aun sabiendo que el cuerpo fue hallado en la zona del triángulo rojo, donde los periodistas realizan su labor periodística en un elevado riesgo, algunos de ellos con medidas cautelares.

Alonso de la Colina Sordo, periodista que venía huyendo del estado de Guerrero. Fue ejecutado en abril de 2013 a plena luz del día en la capital poblana, justo en una de las zonas más segura en el centro comercial Vía San Ángel.

En mayo de 2017, Erik Bolio de apenas 23 años de edad, productor de radio en la estación México Prioridad, fue asesinado a manos de tres asaltantes de transporte público en la ruta 27. Fue colaborador de una destacada periodista, activista, ambientalista: Pame Tajonar, quien actualmente escribe en Tierra Baldía. El autor material del asesinato de Bolio obtuvo la libertad casi inmediata; el día que salió, fue para asesinar a uno de los que reveló su nombre como responsable de la ejecución del comunicador.

Aurelio Cabrera Campos, fue acribillado a bordo de su vehículo, la noche del 14 de septiembre de 2015 en la carretera Xicotepec a Huauchinango; este homicidio, criminalizó a dos periodistas, ambos padre e hijo de apellido Garrido, haciéndolos presuntamente responsables del crimen intelectual como material.

Adrián Silva Moreno, reportero de Global México, fue acribillado con varios disparos de arma de fuego en el interior de su vehículo, en noviembre de 2012, fue el primer reportero ejecutado en la administración de Moreno Valle en Tehuacán.

Rafael Moreno Valle, aun sabiendo que Regina Martínez era poblana jamás se pronunció frente al gobierno de Duarte, en exigencia por el asesinato de nuestra compañera periodista, corresponsal de la revista Proceso, ejecutada en Xalapa, Veracruz.

¿Fue caballito de Troya?

En definitiva no puedo ser hipócrita frente un gobierno que se mostró en todo momento indolente frente a los asesinatos de nuestros compañeros, como de los cientos de agravios a periodistas en Puebla.

Solo hay que recordar cuántos trabajadores del periódico El Heraldo de Puebla, fueron despedidos al inicio de la administración panista, más de 38 trabajadores cesados en esos días solicitaron apoyo a diversas organizaciones no gubernamentales, uno de ellos con 40 años dedicado al servicio de El HERALDO de Puebla, toda una vida. Actualmente, sigue en espera de su liquidación.

Además del diario Uno Más Uno, mismo que burló a 13 trabajadores, prima hermana de la misma empresa. Lo que llama la atención, es que a Henaine, dueño del Heraldo de Puebla, con todo el odio entre Rafael y el empresario, jamás fue encarcelado por el exgobernador panista.

Tan solo en la administración Morenovallista, el Colectivo Nacional Alerta Temprana de Periodistas, recabó que el año con menos agravios a periodista fue 2014 –con 44 casos– y el resto de la administración, la contabilidad no bajó de los 45 a 52 agravios, esto sin contar la persecución a activistas; además de los 350 presos políticos, muchos de ellos aún permanecen en prisión.

El escenario para Puebla no es nada favorable, esto más allá de ser un lamentable accidente, abiertamente se está utilizando como estrategia para desestabilizar al gobierno de Andrés Manuel así como de la política en Puebla.

Es importante no perder de vista quiénes son los que aprovecharán la tragedia Morenovallista para encumbrar su poder económico a costa de nuestra tierra y riquezas. En definitiva cualquier gobernador de cualquier oligarquía, le quedará muy chiquito al estado de Puebla, frente al monstruo que nos heredó la administración Morenovallista.

Ver más


Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor