LA DESCALIFICACIÓN YA NO GANA UNA ELECCIÓN

LA DESCALIFICACIÓN YA NO GANA UNA ELECCIÓN


"CONTRASTE Y CONCEPTO"...

LA DESCALIFICACIÓN YA NO GANA UNA 
ELECCIÓN

Temas clave / Periodismo

Periodismo

Octubre 24, 2022 19:38 hrs.
Periodismo Estados › México Nayarit
Alfredo Padilla › Mi Diario Nayarit


Alfredo Padilla

Buscar gobernar, ejercer una responsabilidad de representación popular o simplemente en la administración pública, con base en señalamientos a diestra y siniestra por consigna partidista o para allegarse de simpatías, hoy es un hecho que ya no genera ventaja de cara a un proceso de elección.

Es de observar, sin embargo, que a más de un año de su toma de protesta, también hay funcionarios de gobierno en el Estado de Nayarit, que han logrado trabajar y obtener resultados favorables con creatividad, concentrados en acciones de solución e ingenio en pro del cumplimiento de la encomienda planteada por el Gobernador Miguel Ángel Navarro, a partir de la particular coyuntura vigente de sanear, restablecer y garantizar la legalidad y la buena marcha institucional, sabedores que, en el caso de los que aspiran a mayores encargos en el poder, es con capital político y de capacidad de respuesta lo que les permitirá alcanzar el cometido.

No obstante, los hay, por otro lado, quienes simplemente se han dedicado a "nadar de muertito", colgándose medallas ajenas en un marco simulación y de nula actividad e intrascendencias comunicacionales, o de plano en el clásico: "voy a pegar, a denostar al que me hace sombra, o a los que no son de mi partido", creyendo erróneamente que la ciudadanía volteará a verlos, y engañada omitirá el bien efectuado, o los avances de quienes se han dedicado a construir en la cultura del esfuerzo. ¿Será esto factible en un escenario donde el oficio que suma, comunica eficazmente y entiende con precisión la demanda social y la traduce en acciones de fecunda efectividad, es lo que ha ido allanando el agreste camino?

Lo anterior lo hemos visto, cabe decir, desde el plano federal, donde tanto senadores cómo diputados, han vuelto las respectivas sesiones camerales en verdaderos campos de batalla estéril, e inclusive propio de espectáculos circenses, con insultos y amenazas, y hasta haciendo de todo, menos estar trabajando acorde a los parámetros de la construcción legislativa que exige la nueva realidad vigente.

Hay casos concretos que dan muestra de lo descrito, tal es el de la senadora del Partido Accional Nacional (PAN ), Xóchitl Gálvez, quien hizo uso reciente de la tribuna para mostrar la portada del libro: "El Rey del Cash", pero solo para burlarse y amenazar con tomar acciones legales, o los habituales actos de total autoritarismo de la senadora del mismo partido, Lilly Téllez, dónde ha llegado al extremo de las ofensas con calificativos soeces hacia sus homólogos, especialmente de Morena.

En el Estado, dicha circunstancia la hemos podido percibir recientemente a su vez, también con regidores y síndicos, luego de críticas y acusaciones efectuadas de unos para con otros, especialmente de la oposición hacia sus pares del partido oficial, incluyendo a propios regidores, diputados, a los alcaldes, como al Gobernador mismo. Pero, ¿cuál es el verdadero problema? que muchos o la gran mayoría simplemente buscan equívocamente con el escándalo de un insulto o el de oponerse a todo y señalar flamígeramente - con supuestos argumentos que, muchas de las veces no dejan de ser verdades a medias y manipuleo-, atraer adeptos y en su momento votos. No hay duda de que esto no abona en nada a un verdadero ejercicio de contraste en la sociedad.

Por ello, sólo queda esperar que los políticos, gobernantes y representantes populares de los diferentes órdenes de gobierno, de todos los partidos, lleguen a la comprensión de que es momento de transitar a un nuevo modelo de desempeño fincado en oficio político, el cual hace posible la legalidad, la transparencia, la búsqueda constante del bien colectivo y un debate de gran nivel que conduce a soluciones de fondo, sin necesidad alguna de insultos, en vías de conjuntar esfuerzos con el pueblo y enfrentar los verdaderos desafíos presentes y venideros: desarrollo, seguridad pública y patrimonial (de prevención y de superación ante las contingencias naturales), salud, educación y justicia para todos, que no son del nada sencillos. ¿Qué hará falta para lograrlo?


Ver nota completa...

Escríbe al autor

Escribe un comentario directo al autor

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.