La dinastía Edomex

Postigo

La dinastía Edomex

José García Sánchez

La dinastía Edomex

Política

Febrero 26, 2017 20:24 hrs.
Política Nacional › México Ciudad de México
José García Sánchez › diarioalmomento.com

Parece que la desmemoria es problema de familia.
Aunque los errores del discurso familiar no sólo tienen que ver con la desmemoria sino con la falta de sensibilidad política, cultura general, conocimiento de su historia y de preparación académica.
Tal es el caso del candidato del PRI a la gubernatura del estado de México, Alfredo del Mazo Maza, quien después de ser diputado federal por el Estado de México por varios meses y alcalde de Huixquilucan, municipio vecino de Naucalpan, se sorprende de la delincuencia de esta localidad.
Así, con el objetivo de conocer la entidad, porque desde que llegó a la diputación federal no había ido y menos aún cuando fue alcalde de Huixquilucan. Alfredo del Mazo Maza, se reunió con delegados priistas de esa región, y acto seguido externó su preocupación por la inseguridad en la región, de la cual no sabía nada.
Si no es porque estos delegados se lo exponen, pensaría que Naucalpan, es una entidad libre de delincuencia.
El simple hecho de que el candidato priista provenga del grupo Atlacomulco debe hacer pensar a los mexiquenses que no viene a gobernar sino a preservar privilegios y fortalecer a la familia que lo impulsa al poder.
El padrón electoral del Estado de México, de acuerdo con el Instituto Nacional Electoral, es de 11 millones 390 mil 406 electores. Y la mayoría de ellos son muy pobres.
En el Edomex, el grueso del padrón electoral se ubica entre los 18 y los 44 años de edad, mientras que 5 millones 967 mil 583 votantes son mujeres, es decir el 52.39 por ciento del electorado.
El transporte público se convierte en un grave problema originado por sus bajos salarios. Miles de personas que viven en esa entidad se trasladan diariamente a la capital del país por la enorme diferencia en el salario: al mismo tiempo, las autoridades mexiquenses ofrecen cada vez mayores facilidades para que las empresas se instalen en su territorio con el atractivo de los sueldos miserables que se pagan.
Pero eso es sólo la parte económica de la miseria de los habitantes del Estado de México, situación que desde hace varios sexenios no le interesa solucionar al clan que ha gobernador esa entidad, porque surge el problema de dinastía, que es su verdadera forma de gobierno.
Se trata de un estilo de gobierno del nuevo PRI que reaparece más nostálgico que nunca. Ahí está Rubén Moreira, hermano de su antecesor Humberto. Está Alejandro Murat, hijo del ex gobernador José Murat; el muy verde Javier Herrera Borunda, hijo de Fidel Herrera, se encamina hacia la gubernatura de Veracruz, entre otros.
Es decir, la democracia de la que tanto alarde hacen desde el gobierno federal, con el apoyo incondicional del INE, se convierte en una dinastía como los mandarines en la antigua China, que de demócratas nada tenían.
Pero el mundo de los priístas transcurre paralelamente a una realidad con la que no se han cruzado. Ellos, en la esfera de cristal que recubre el poder consideran que todo lo que hacen está bien hecho, sin una pizca de autocrítica.
Así, desde esa paupérrima perspectiva el candidato de ese partido a la gubernatura, Alfredo del Mazo, convoca ’a defender lo que se ha alcanzado en la entidad mexiquense’, es decir, la inseguridad, las diferencias abismales entre los ciudadanos, la miseria de más del 52 por ciento de la población, la nula calidad del transporte público, el liderazgo en secuestros en todo el país, etc.
El Edomex es el estado más inseguro del país, de cada 100 mil habitantes, 47 mil han sido víctimas de algún delito, según el INEGI, y tiene a siete de los 50 municipios con más homicidios en el país: Ecatepec, Nezahualcóyotl, Tlalnepantla, Chimalhuacán, Naucalpan, Tultitlán y Tecamac, según datos de la Segob.
El Edomex es uno de los cinco estados más endeudados, según Hacienda. Eruviel Ávila recibió la gubernatura en 2011 con una deuda de por sí alta, de 28 mil millones de pesos, pero para finales de 2015 ya sumaban 41 mil millones.
Según el Coneval, ocho millones de los 16 millones de habitantes, carecen de servicios educativos, seguridad social, servicios básicos de salud, vivienda y alimentación.
Ese es el patrimonio del grupo Atlacomulco, convertido en dinastía priista en el Estado de México.


Ver nota completa...

Éste sitio web usa cookies con fines publicitarios, si permanece aquí acepta su uso. Puede leer más sobre el uso de cookies en nuestra política de uso de cookies.