Sesenta aniversario de sacerdocio de ex seminaristas de Montezuma, Nuevo México


Momento político.
Por Brígido Ramírez Guillén.

Sesenta aniversario de sacerdocio de ex seminaristas de Montezuma, Nuevo México

Periodismo

Abril 22, 2017 23:27 hrs.
Periodismo Nacional › México Nayarit
Brìgido Ramírez Guillén › Mi Diario Nayarit

Cuando veas una escuadra, de recia juventud marchar a una, fuerte, jubilosa y pura, di son los filósofos de Montezuma... ¡Qué años aquellos de mi adolescencia y adolescencia media cuando en días solemnes entonábamos en el seminario enclavado a 5 millas de Las Vegas, Nuevo México, Estados Unidos, el himno del filosofado! Y que ahora recuerdo lo de su inicio, al reunirme con aquellos compañeros de estudio, en la capital nayarita, que vinieron a celebrar su 60 aniversario de la ordenación sacerdotal, generación 1957... Aunque yo fui de generación anterior, quise convivir algunos momentos con quienes lograron concluir sus 7 años, 3 de filosofía y 4 de teología, para recibir su ordenación sacerdotal... Saludamos con mucha satisfacción al arzobispo emérito de Chihuahua, José Fernández Ortega; al padre Agustín Montes Segura, de la diócesis de San Juan de los Lagos, Jalisco; presbítero Humberto Salinas Castañeda, de Zacatecas; padre Luis Pérez Contreras, radicado en Vallarta, Jalisco, pero de la diócesis de Tepic; Diego Velázquez; monseñor Salvador Santiago Iglesias, de la iglesia San José, de la capital nayarita... De monseñor Santiago fue esta sensible recepción: "Bienvenido tu, romero, - en esta florida Pascua, - para revivir recuerdos - y alimentar añoranzas - de un pasado muy pasado - y un presente que no pasa. - Que tu estancia aquí en Tepic - te sea inolvidable y grata, - acendremos la amistad y esperemos otra Pascua - conviviendo como hermanos - y renovando esperanzas. - Bienvenidos, mis romeros - ¡vivamos siempre la Pascua!"... Para el arzobispo emérito de Chihuahua José Fernández Ortega, su estancia en Tepic fueron "unos días inolvidables, de mucha amistad y conocimiento; se logró constatar que realmente nos une el sacerdocio que hemos recibido y la convivencia para nosotros es la misma persona Cristo que representamos y ojalá que esa convivencia nos fortalezca y nos ayude a seguir sirviendo en el ministerio que tenemos"... Nos relata además que estuvo previamente de obispo en Apatzingán, 6 años; luego obispo en Colima, 9 años y 20 años de arzobispo en Chihuahua; tiene ya 8 años de emérito y vive en un pueblo que está cerca de Zamora... Nos dice el prelado que tuvo de compañeros a Salvador Santiago Iglesias, a Diego Velázquez, a David Medina, el Pici y Zavala... La vida pasada se disfruta más cuando los recuerdos van fluyendo y así en la breve plática que tuvimos con el arzobispo emérito hablamos de nuestro paso por los salones de clases y estudio del seminario conociendo los grupos, el ejercicio de los deportes, los encuentros de futbol entre los filósofos contra los teólogos, en que su servidor, Brígido Ramírez, figuró como portero; nuestras patinadas sobre hielo en las albercas, los paseos a la montaña Hermit, y los partidos de basquet, voleibol, beis; todo aquello muy bonito y para el desarrollo físico e intelectual de los estudiantes... Aquí -concluyó-"en estos días no la pasamos excelente, si no excelentísimo"... Por otra parte el sacerdote Agustín Montes Segura comentó sobre el convivio: "lo sentí muy fraternal y me voy admirable de tanta generosidad"... Post Factum; después de sucedido el evento, monseñor Salvador Santiago Iglesias se mostró muy satisfecho y muy contento, pero a la vez sintió la nostalgia de la despedida; "hoy se van y se va una parte del corazón" dijo... Queremos hacer referencia sobre Armando Aguilar "Chuleta" a quien vimos con frecuencia en los eventos; nos dice: " tuve el honor de poder atenderlos en esta ciudad de Tepic ofreciéndoles la hospitalidad de la cual presumimos todos los nayaritas porque estamos festejando a los sacerdotes de la generación de 1957 de Montezuma, sus 60 años de haber sido ordenados; y hace un año en coordinación con monseñor Salvador Santiago Iglesias nos dimos a la tarea de organizarles este gran recibimiento"... EL ADIÓS, de la inspiración de monseñor Santiago: "mil gracias por tu visita -que solo duró tres días: - pero aquí te quedas tú - pues la aparente partida - que se da entre los amigos - no puede ser despedida. - Hasta luego y hasta siempre, - ¡por siempre en la Eucaristía! Tus hermanos: Luis Pérez Contreras, Diego Velázquez Duarte y Salvador Santiago Iglesias... Hasta la próxima... Decano del periodismo.


Ver nota completa...